Sin categoría

El precio de las reseñas negativas

Hace meses escribí esta entrada en la cual hay autores que, para evitar las reseñas negativas, toman medidas risibles. A estas alturas, todavía hay quienes no entienden que la opinión de una persona es totalmente subjetiva y lo que a uno le ha gustado, no puede gustar a otro. Yo tengo libros que a mi me gustaron mucho y, comentándolo con otros, disienten conmigo. Y viceversa. Y ya está. No pasa nada.

Pero el problema es que, a veces sí pasa y más en esta época de avances tecnológicos en los que nos permite estar en contacto directo con el autor, su reacción tiene un mayor alcance y puede llegar a varios extremos, llegando incluso al acoso y derribo de quienes tengan una opinión diferente.

Y no solo eso, sino que incluso intentan limitar la llegada de estos comentarios y cuando por fin se consigue alcanzar ese comentario, independientemente de los métodos para poder publicarlos, las consecuencias son nefastas, como le pasó a una bloguera (no voy a decir su nombre para evitar exponerla directamente) hace un par de semanas. Y la caza de brujas fue tan brutal que a esta persona casi se le quitan las ganas de seguir publicando y llegando a borrar la reseña negativa.

Al defenderla yo en Twitter (soy muy crítica con esta “mafia” de autores que patalean por las reseñas negativas), entre otras cosas llegó a decirme que “los blogueros pagamos un precio muy alto por las reseñas negativas” y este comentario es el que ha inspirado esta entrada, ya que da para un debate algo jugoso.

Sí estoy de acuerdo en que muchos blogueros pagan un precio alto por las reseñas negativas porque recuerdo que hace unos años, otro blog tuvo que cerrar porque empezaron a llegarle en masa ataques porque publicaba reseñas negativas. Y no solo ataques, incluso amenazas y puedo entender que la salud mental predomine, se corte por lo sano y se cierre el lugar, aunque en mi opinión, es darles la victoria a unos cuantos que no son capaces de aceptar las opiniones diversas.

Yo también he hecho reseñas negativas y al principio me “caían palos”, pero en mi caso, al limitar los comentarios (en mi primer blog podían comentar anónimos y cuando empezaron a ponerse caliente la cosa, cambié eso), pues la cosa se redujo bastante. Y en este blog últimamente no he tenido la ocasión de reseñar algún libro que no me haya gustado al punto de rajar de él. Para eso hay que retrotraerse a 2016 con Besos entre líneas. No ha surgido tampoco. Pero sí he tenido alguna que otra reseña negativa y no ha pasado absolutamente nada.

Eso sí, no quita que algún día me pueda llegar algo y cuando llegue, pues debo estar preparada. ¿El precio a pagar será alto? Pues puede, pero en mi caso, tampoco me cuesta eliminar y bloquear si es necesario. Una cosa es que no estemos de acuerdo y debatamos sanamente, pero otra es poner en duda mi capacidad para reseñar y amenazar e insultar.

Y, para que quede claro, vuelvo a decir una cosa: las reseñas negativas son absolutamente necesarias. La diversidad de opiniones es enriquecedora y ayuda a que un lector sea más exigente y tenga mejor capacidad de aprender a leer mejor y, si reseña, incluso a hacer mejores reseñas. Y no, no tenemos una organización mafiosa para destruir a los autores por las reseñas negativas. Si el libro no me ha gustado, lo voy a decir claramente y si tengo que pagar ese precio tan alto, pues lo pagaré muy a gusto.

Si no os gustan las reseñas negativas, pues os digo ese argumento tan manido que muchas veces me parece absurdo, pero que hoy no me lo parece tanto: no las leáis. Si leéis mi blog y mis reseñas es porque queréis, yo no os obligo a golpe de spam a que lo visitéis. Yo dejo el enlace en mis RRSS y vosotros decidís si leer o no.

Y bueno, ¿vosotros que opináis?

3 comentarios sobre “El precio de las reseñas negativas

  1. Hay casos en los que me fío más de reseñas negativas sobre todo cuando aparecen libros con exceso de críticas demasiado positivas. Se ve sobre todo en las novedades, antes de que salgan ya tienes opiniones favorables y claro luego va alguien que compra el libro y lo lee o se lo ha pillado en la biblioteca y no le gusta y entonces si da una opinión negativa esta persona pasa a ser un jeiter que va en contra del autor. Se ve que todos los demás son amiguis del autor X o son familia para ponerse a defenderlo.
    En conclusión las reseñas negativas son necesarias porque tienen que haber opiniones de todo tipo, a todos no nos gusta lo mismo y me parece muy extraño que el 100% de las reseñas sean positivas a muerte. Tiene que haber al menos un 1% con una opinión distinta.

    Le gusta a 1 persona

  2. Las reseñas negativas son necesarias. Yo me fio más de las reseñas negativas que de las positivas, vamos.

    Como autor es duro, pero es la realidad. Tu libro no le va a gustar a todo el mundo, punto.

    Y como bloguera… Yo es que no soy famosa ni dependo del blog, así que me chupa un pie la gente a la que le parece mal mi opinión.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s