Años 30·Adopta Una Autora·Contexto histórico·Penelope Fitzgerald

#AdoptaUnaAutora: La mujer en los años 30 y la trangresión de Penelope Fitzgerald

Hola.

Como ya sabéis, yo también formo parte del proyecto Adopta Una Autora y así contribuir con la expansión de la literatura escrita por mujeres no tan conocidas en el panorama. Como también os conté mi autora elegida es Penelope Fitzgerald y aunque las reseñas de sus obras aún están en proceso, esta entrada es más una introducción a la situación de la mujer en los años 30, etapa donde Fitzgerald pasó a la edad adulta e hizo cosas las cuales no se esperaba de una mujer en aquella época, graduándose en Oxford y trabajando para la BBC, entre otras cosas (su carrera literaria fue más tardía), ya que fue una heredera directa de los cambios progresivos que fueron sucediéndose en esta década y algunas de sus obras están retratadas en la misma. De ahí que hable de trangresión y por qué esta entrada está relacionada con ella. Es por tanto, una entrada donde explico los cambios sociales y políticos que infuyeron en que que “rebelara” (su ambiente familiar también era distinto al convencional, lo cual también provocó su progreso) y llegara a ser lo que fue.
Pero, ¿qué sucedía con la mujer en la década de los años 30?. Si la mujer ha llegado a ocupar las posiciones actuales y tal cual las conocemos hoy (aunque la historia del feminismo es más amplia), habría que retrotraerse a los primeros años del siglo XX, son la reivindicación del sufragio femenino y la necesidad de que estas ocuparan los puestos de trabajo que los hombres habían dejado para unirse a las tropas durante la Gran Guerra. La Gran Depresión también fue un aliciente para que la mujer fuera abandonando un papel más pasivo en el hogar y tuviera que salir a la calle y se buscara la vida, para poder mantener a su familia, sin tener que esperar a que el marido tuviera que traer el sustento, cuando en la mayoría de casos acababa en paro.

Chicas de la Bund Deutscher Mädel

La mujer en esta década aún se esperaba que fuera una mujer “recatada, callada y sumisa de su marido”, pero la revolución que supuso su paulatina entrada al mundo laboral en los años 10 y el esplendor de los “locos años 20” hacía que la mujer cada vez se liberara más y fuera más capaz de enfrentarse y defender sus derechos. En países destacados como Reino Unido o Estados Unidos, la mujer quería destacar más y, aunque era obstáculo, cada vez se animaba más y podía conseguir ciertos objetivos. En España, durante la II República la mujer también jugó un papel significativo en el progreso social, animada por la legalización del divorcio y el derecho al voto (más tarde, al finalizar la Guerra Civil, su progreso social fue frenado por los vencedores, instaurando los valores morales católicos, oprimiendo a la mujer en la sumisión y privándola de aquellos elementos que la corrompían). En Alemania, con la llegada de Hitler, el papel femenino supuso un retroceso, siendo propaganda la imagen de la mujer a cargo de los hijos, la cocina e ir a misa (lo que se conoce como las tres K: Kinder, Kirche, Küche) y la Bund Deutscher Mädel (Liga de Muchachas Alemanas) se encargaba de enseñar esos valores tradicionales, aunque destaca también la participación activa en diversas actividades deportivas o la convivencia en campamentos junto con las Juventudes Hitlerianas. En Italia, la mujer seguía el modelo fascista de sumisión al ámbito doméstico y apenas tuvo relevancia social (y menos política).

En la URSS , pese a que llegó a haber cargos femeninos (Alexandra Kollontái, al fin de la Revolución Soviética llegó a ocupar un puesto en la Sovnarkom y su obra La bolchevique enamorada refleja bien el papel activo de la mujer soviética), la llegada de Stalin al poder también retrocedió el progreso femenino, relegándola al papel servil y familiar e intentando eliminar vestigios que pudieran amenazar su régimen. Un ejemplo fue la disolución de la sección femenina del partido en 1934, así como cualquier asociación femenina que pudiera ocasionar la capacidad de las mujeres para defenderse. Pese a ello, la mujer fue obteniendo derechos nunca antes imaginados en Occidente: baja materna de 112 días, pagadas y un año para volver a su puesto de trabajo, sin perder antigüedad y una diferencia salarial frente a la masculina más baja que en otros países, así la ocupación de puestos de trabajo que en Estados Unidos, una mujer es impensable que ocupe como conducir trenes, aviones, dirigir empresas y destacar en ramas científicas. Tampoco hay igualdad laboral ni social, pero aún así representa un avance significativo.

Katharine Hepburn

El cine (y más con la llegada del cine sonoro), pese a la rigurosidad del Código Hays fue también una herramienta de liberación y rebeldía no sólo para las actrices, sino que fue una gran inspiración para las mujeres para imitarlas y desear aún más una liberación e igualdad frente al hombre. Actrices como Katharine Hepburn (su biografía es destacable). Bette Davis o Joan Crawford pusieron imagen a ese tipo de mujeres, desmitificando ese rol tradicional, aunque muchas veces sus papeles (y derechos) respecto a los actores masculinos eran muy inferiores y se creaban los prototipos de Femme Fatale, representando a una mujer inmoral e indecente, aunque fue ya en los años 40 donde este papel se intensificó más.

Todos estos elementos y ya con un movimiento feminista existiendo, fueron la base para que la mujer fuera destacando y rebelándose y, pese a décadas en hibernación, como los años 40 y 50, donde el papel tradicional resurgió con más fuerza y habría que esperar a los años 60, con la llegada de la Movimiento Hippie y el Verano del Amor para que la mujer y su situación fuera llegando a la actual. La lucha por la igualdad y la liberación de la mujer ya existe desde hace más de dos siglos, pero fue en los años 30 donde surgió las raíces del objetivo feminista actual y las mujeres que vivieron aquella década fueron testigos y sin ellas, la mujer de hoy en día no existiría. Y escritoras como Penelope Fitzgerald son las que dejaron el legado que podemos disfrutar, pese a que falta más para conseguir la igualdad plena. Y para conocer a una autora, hay que conocer su contexto y las circunstancias de la época que determinaron su futuro.

Así, la década de los 30 podría denominarse como una década de transición: la etapa donde la economía y la expansión pangermanista de Hitler desembocó en la II Guerra Mundial y con ella, el surgimiento del mundo que hoy en día conocemos y en el que la mujer formó un papel más activo del que se supone.

Y, ante todo, bienvenidos a Adopta una autora. Espero que os guste este proyecto y los que forméis parte de él, espero que lo disfrutéis como espero hacerlo yo.

Enlaces de referencia:
La mujer soviética: una apología estalinista
El rol de la mujer en los años 30
Mujeres liberadas: las protagonistas de los años 30
What was the role of women in the 1930’s?

Literatura y cine ambientada en los años 30  (y fuentes de referencia)
El invierno del mundo – Ken Follett
Retorno a Brideshead – Evelyn Waugh
El jardín de Dachau – Ellen Marie Wiseman
La hija de Robert Poste – Stella Gibbons
Tiempos modernos (1936)
Té con Mussolini (1999)
La vida es bella (1997)
Cinderella Man (2005)
Sufragistas (2015)

Anuncios

3 comentarios sobre “#AdoptaUnaAutora: La mujer en los años 30 y la trangresión de Penelope Fitzgerald

  1. Muy buena entrada! Se nota que te has documentado, me ha parecido muy interesante. Mi autora adoptada (Doris Lessing) también vivió esa época, aunque su revolución empezó una década después. Creo que citaré tu entrada en algún momento 🙂 Ya tengo ganas de saber cosas sobre tu autora

    Un saludo!

    Marina

    Me gusta

  2. ¡Hola! He escuchado antes de ella pero no he leído nada, La librería es de los que más me llama la atención.
    Me ha gustado conocer más sobre su historia y la de otras mujeres de esa época. Es terrible como siempre hay situaciones que nos ponen en dificultad T___T.
    Me quedó con muchas ganas de leer tus siguientes entradas.
    Saludos.

    Me gusta

  3. Hoooola,

    Oh, cuánto aprendí con tu entrada. *_* ¡Y qué bien escrita! Por favor, me tengo que ocultar debajo de mi cama porque… bueno, tienes que leer mi entrada que algún día publicaré. Risas. Me encantó. Pero eso es trampa, ¡ahora me has dejado imaginándola! Seguro que esa fue tu intención, s e g u r o. Creo que la apuntaré en mi lista, sí. Estoy escribiendo una lista con las autoras que más me llamen la atención. Has logrado que ella me hable a pesar de que no se la puede conocer en una sola entrada. ¡Ganas de seguir descubriéndola!
    Besitos,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s