Sin categoría

SOS Blogger

Es un hecho que hoy en día se lee poco. Teniendo internet y televisión, ¿para qué coger un libro y leerlo?. Pero habemos personas “raras” que nos gusta coger un libro y pasar el rato con él y otros tantos hemos terminado estableciendo una especie de relación simbiótica entre la lectura e internet: creando webs y blogs literarios (o de temática cultural, como yo defino el mío) y expresar la opinión del libro que hemos leído. 
Este hábito se ha extrapolarizado y ha surgido una nueva figura: la del booktuber, es decir, personas que mediante un canal de YouTube hablan de libros y expresan su opinión de los mismos hablando. Por poner un ejemplo (aunque no tenga nada que ver, que luego os veo venir), es como si AuronPlay o Wismichu hablasen de libros en lugar de los vídeos que hacen. Un punto a favor del booktuber es que su expresividad explícita (porque un blogger siempre está sujeto a malinterpretaciones debido a la neutralidad de la escritura) ayuda a empatizar al espectador y muchos se han animado a abrir sus canales o a leer libros. 

Huelga decir que no tengo nada en contra de los booktubers y pienso que muchos ayudan a fomentar el hábito de la lectura, principalmente entre los jóvenes que aún preguntan a los lectores cómo pueden gustarle los libros (lo cual es algo que me llegaron a preguntar), pero llega un momento en que el asunto me repatea, porque una minoría notoria del colectivo daña la imagen del mismo, generalizándola mediante los siguientes puntos:
1. Monopolio de la literatura juvenil: En beneficio del oportunismo. Este género es el que está de moda y yo defiendo que cada uno puede leer lo que le salga de las narices, pero hay que admitir que mucha gente apuesta por enfocar su temática a este género con el fin de ser más populares (independientemente de la edad y los gustos, aunque es cierto que es un género de fácil lectura) y para una persona que defiende la diversidad de temas, pues le trastoca un poco, pero ha de aprender a tolerar.
2. Falta de criterio: Este monopolio juvenil provoca que las opiniones estén más o menos igualadas y es difícil encontrar una opinión opuesta, ya sea por un asunto personal o de un libro. Por supuesto si el libro de turno es un envío de la editorial, las flores aumentan en cantidad. En caso de encontrarse una opinión opuesta, tanto el booktuber como los fans pueden llegar a organizar campañas de acoso y derribo, poniendo en duda la honestidad (y aquí es cuando hago una pausa para reírme), la inteligencia o el propio criterio del reseñador. Viviendo en una sociedad donde la falsedad y la hipocresía es la moneda común, no me sorprende. 
3. Postureo literario: Muchos de estos booktubers enseñan unas cantidades descomunales de libros y con ellos hacen book-hauls o book tags de diversas temáticas y apenas, por no decir nada una reseña estructurada y coherente. Y no me lo estoy inventando, algunos booktubers han tenido la deferencia de reconocer que las editoriales se conforman con que enseñen el libro de novedad en los vídeos y no les presionan para hacer una reseña. A un blogger la editorial sólo falta ponerle al agente de prensa detrás de él 24/7 para que reseñe el libro. Y yo me indigno porque por otra parte otros booktubers se quejan de la exigencia de sus seguidores de hacer alguna reseña porque “los booktubers no hacen reseñas, hablan de libros”. Entonces cuando yo reseño un libro ¿de qué coño hablo?.
4. El ensalzamiento de la diva: Algunos de estos booktubers cuentan con una gran legión de seguidores, al tanto que estos, consciente de su fama adquieren un estatus similar al de la realeza. Si algo positivo se puede hablar de Besos entre líneas, es que la Diva Booktuberis está muy bien reflejada. Y todo parece jiji jaja, pero esto perjudica más que beneficia. Y para los haters es un manjar suculento. No olvidemos al booktuber que se atrevió a pedir a sus suscriptores que le regalaran libros para realizar un “gran unboxing”, pero hay momentos en que la fe a la humanidad parece dar señales de vida. 
Y vuelvo a decir que esto corresponde a una pequeña monoría que se hace destacar y si se navega por los anales de Booktube, hay grandes booktubers que lo son porque es su hobbie, por amor al arte y no buscan ser gurús de ningún género, sino compartur humildemente sus lecturas. Pero lo que me cuesta digerir y tolerar es que precisamente esta minoría sea considerada “la salvación de la lectura”. Unas personas que apenas reseñan libros (y que algunos, ni se molestan), sólo enseñan la novedad y toman por tontos a sus seguidores sean considerados los paladines del libro cuando están los otros booktubers que sí muestran respeto por su afición y, por los bloggers literarios que son felices escribiendo en sus bitácoras, sin buscar nada a cambio (y que de hecho intentan aprovecharse de nosotros algunos autores indies y otros blogs menores en busca de publicidad), pues es un asunto que me toca las narices.
No desmerezco la labor del booktuber que se graba y tarda horas en editar un vídeo, pero que artículos como el de El confidencial muestren una realidad utópica de estos, cuando en realidad no lo es no sólo es un insulto a esos otros booktubers, sino a los bloggers, que quedamos apartados de la escena, cuando incluso estábamos mucho antes y ya de por sí nos critican por no ser profesionales. De hecho hemos sufrido mucho acoso y derribo incluso por parte de los mismos autores cuando hemos dicho la verdad. Y no seremos los salvadores del libro, pero ellos tampoco. 
Y yo siempre he pensado que ambos formatos pueden convivir y no debería haber competencia entre ellos, pero me jode que los medios, cuando antes se burlaban de ellos en artículos disfrazados de profesionalidad y en podcast con ánimo de reírse, ahora cuando éstos llegan a publicar libros, se bajan las bragas y hablan mil maravillas de ellos. La prensa es hipócrita y sesgada, pero todo tiene un límite.
Y ahora hago un llamamiento a bloggers y booktubers con un mínimo de sentido común y tolerancia: ninguno debe creerse defensor ni salvador de la literatura. Lo que hacemos es un hobby (ahora, si nos pagaran sería otra cosa) y siempre hay que ser honestos y tolerantes y lo que no nos guste, manifestarlo (que es lo que hago yo ahora), pero no callemos e intentemos mejorar las cosas para que no haya malos rollos ni nadie acabe destrozándole la moral a la gente, como ya ha pasado otras veces. No dejemos que por una minoría, ningún bando salga perjudicado. Demostremos al mundo que hay bloggers (y booktubers) que aún nos gusta hablar de libros y opinar sobre ellos y no somos simples figuras pegadas a la pantalla. 
Anuncios

10 comentarios sobre “SOS Blogger

  1. Querida Bego (son sonrisa incluida): muchos de los puntos se pueden aplicar a blogueros de esos que sientan cátedra: lo de los envíos editoriales, el posturero, la falta de criterio y las opiniones calcadas. Esto ya no es un hobby, ni somos honestos, esto se ha convertido en un auténtico putiferio que cada día da más asco.
    Beso gordo, guapísima.

    Me gusta

  2. “Ninguno debe creerse defensor ni salvador de la literatura”. Frase para recordar. 🙂 Oh, tus entradas son muy interesantes. Sinceramente, hace mucho tiempo que no miro vídeos de booktubers. Pues en la mayoría de los vídeos hablaban sobre los mismos libros, y apenas decían gran cosa. Me cansé. Perdí el interés. Ahora sólo sigo a muy poca gente. En cuanto a los bloggers, más de lo mismo, la verdad. Estoy completamente de acuerdo con la idea que defiendes y los puntos que justificas. Y no tengo nada más que aportar (bueno, no aporté nada XDDD). Un besito :*

    Me gusta

  3. Es que menudo aburrimiento de literatura juvenil, nos la meten por todos lados y para uno que medio reseña el libro porque le ha gustado sinceramente, hay cientos que te hacen una descripción insulsa para que la editorial siga enviándoles los ejemplares y qué felicidad porque me regalan libros. Como bien has dicho, hacemos lo que nos gusta que es hablar de los libros tanto si nos han gustado como si no, da igual que sea un autor que se conoce o es una gran estrella o acaba de aparecer o incluso lleva ochenta años muerto. Todo ese postureo, esa enorme cantidad de putifans creo que a la larga hace más mal que bien porque se termina aborreciendo. Muchos ya los aborrecemos y vendrán más a engrosar nuestras filas.
    Siempre habrán las honrosas excepciones por supuesto. Bloggers y booktubers con criterio que pasan del postureo, que lo hacen por que le gusta, como hacemos nosotros los que todavía resistimos. Sigamos haciendo lo que nos gusta siendo honestos con quienes nos sigan, esos pocos que tienen todavía el buen gusto de buscar una reseña que le hable ya sea bien o mal de un producto y pueda encontrar opiniones diferentes a las cientos o miles de “me encanta” y no dan detalles de por qué el libro “encanta” aunque el lector haya vomitado con las doce primeras páginas.

    Me gusta

  4. Por desgracia, el dinero y la fama acaba encontrando su manera de corromper, y es una pena que haya llegado al mundo de la literatura, y que por culpa de “cuatro representantes” que se creen dignos de alabanzas y lamidas de culo, se estén cargando no sólo la situación actual de la literatura y, en concreto, la juvenil, sino que estén corrompiendo a futuros lectores.

    Yo tengo mi conciencia bastante tranquila por ser alguien que, independientemente de si el libro es comprado o enviado por la editorial, reseña siempre de manera honesta y sincera, siempre de manera argumentativa. Si tengo que alabar la portada tan bonita que tiene X libro, lo haré, pero acompañado de mis impresiones sobre la trama y recomendándolo, o no, a mis posibles lectores, no como hacen la inmensa mayoría de booktubers (y, que ahora también se está poniendo de moda, “bookstagrammers”), que se limitan a enseñar la portada o la cantidad de libros que las editoriales y sus fans incondicionales les han dado, y Santas Pascuas. Y que, por tener unos cientos de miles de seguidores más que nosotros, ya con eso se sientan en pleno derecho de anunciar y creerse que son mejores reseñadores que los blogueros, cuando rara vez es así.
    Podría hablar más sobre el tema, pero es explayarme a lo tonto xD
    Gracias por la entrada, ojalá la gente se concienciara más y abriera los ojos más a menudo.
    Saludos!

    Me gusta

  5. Muy interesante y muy de acuerdo y la mayoría de las cosas que has dicho. Por casualidad sigo algunos blogs, que reciben envíos editoriales, cuyas reseñas dan pena leerla (por lo mal escritas que están). Y también es un poco peñazo cuando se pone de moda un libro, ya que leo miles de reseñas sobre el mismo (Se me viene a la cabeza “Un perro”, “Martina frente al mar”…), se huele demasiado el negocio. Una pena, yo es que voy a mi bola.

    Me gusta

  6. Hola, Bego. Soy nueva por aquí pero me ha gustado mucho tu entrada. Comparto prácticamente todo lo que dices. Tienes mucha razón. Sin embargo si lo piensas en realidad lo que pasa ahora con los booktubers y blogueros es lo mismo que antes pasaba (y seguirá pasando) con los críticos literarios de las revistas. Si la editorial decía que la crítica tenía que ser buena, pues el crítico a obedecer y punto pelota. A mí sí que me sale de ojo que casi casi siempre todas las críticas sean buenas. Leches, ¿es que no hay libros malos o regulares? Me imagino que si un bloguero es sincero sobre un libro que no le ha gustado y lo pone a parir, la editorial no le volverá a mandar nada. En lo que respecta a los géneros, pues claro que muchos blogs se especializan en literatura juvenil, pero yo creo que es porque los lectores de young adult son los que más usan esta red. No sé. A mí me importa un bledo. Yo reseño lo que leo, sea o no young adult. Y agradezco mucho las reseñas de todo tipo, no solo las de young adult. Mola encontrar entradas sobre clásicos o libros de otros géneros que no sean necesariamente novedades.
    Un besote enorme.

    Me gusta

  7. Muy cierto todo. EN mi pais da pena ajena, no solo es que hay booktubers que con 200 seguidores ya reciben libros y gente que lleva 5 años (siento ponerme de ejemplo pero esto es asi) y no te imaginas lo hipocritas que pueden ser. me dijeron hace meses que colaborarian conmigo pero luego se quitaron porque yo les pregunté un mes después y se excusaron porque el de arriba deicidio. Entonces lo que dije arriba pierde todo sentido. Enfin que en mi pais los bloggers no existimos y los booktubers son lo único que vale.

    De acuerdo en todo, da un poco de pena la verdad.

    Me gusta

  8. Yo entiendo que el mundo blogger haya decaído para las editoriales si nos referimos sólo al tema audiencia… Y como empresa es lo que buscan por lo que entiendo aunque no comparto que prefieran 4000 visitas sea a un BookHaul que 100 a una reseña. Y de todas formas todavía son numerosos los blogs que no llegan a los 500 y reciben…
    Tema booktubers y monopolio…yo creo que cada uno debe leer lo que le de la gana…pero luego muchas quejas y los famosos de booktube siguen teniendo las mismas visitas y cada vez más seguidores…esto es como telecinco…nadie ve salvame pero cada día más audiencia (ejemplo tonto).
    Y como.siempre yo me quedo con vive y deja vivir que por ahora aunque me lluevan palos, me va bien
    Un beso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s