Sin categoría

Cuando el salseo se va de las manos

Hoy toca ponerse serios. Muy serios. 
Llevo meses intentando hacer esta entrada. Meses de intensa reflexión y planteamiento, pero no es fácil, ya que ha pasado mucho tiempo y, una vez escrito soy consciente de lo que me puede llevar a escribir esto, pero finalmente he pensado que, si me propuse decir las cosas tal cual, debo decirlas. Y es lo que pretendo hacer hoy. Porque sí, tal cual como dice el título, el salseo puede irse de las manos y generar problemas. Y es lo que me pasó a mi, pero, primero situemos los antecedentes:

Muchos que me conoceréis del otro blog sabrán la “movida” que tuve con otra blogger porque me hizo spam en Twitter y le dije (con educación) que no me lo hiciera. Creía que del unfollow mutuo no pasaría, pero cuando esa persona empezó con indirectas, al no aceptar lo que le dije. La cosa se fue de las manos. Ahí supe que esa blogger no gozaba precisamente de buena fama por otras movidas y lo que intentó hacerme a mi, ya se lo había hecho a otros. 
Pero lo peor no fue eso. Lo peor fue que alguien dijo “estaría bien hacer un blog para contar estas cosas” y una servidora, junto con otras dos amigas, tuvo la brillantísima idea de hacer ese blog llevadas por el momento, pero el planteamiento similar al del patio de colegio y que nos pusimos un poco -bastante- bordes con algunas críticas (hay que admitirlo), nos costó un aluvión de críticas y terminamos borrando el blog de salseo y todo lo relacionado. Yo, muy en caliente hice alguna tontería y decidí estar una semana sin escribir en el otro blog, ignorando todo lo que pude a la avalancha de críticas que aparecieron (incluso tuve que bloquear a alguno, porque una cosa es criticar algo que no te gusta, muy respetable pese a que en el momento me parecía algo malo y otra acabar acosando las redes sociales en busca de segundas lecturas para seguir criticando). Luego más tarde me contaron que ya se había creado ese blog hace años (y criticando además a los bloggers, porque nosotras sólo queríamos contar las movidas que ocurrían) y se lió una muy gorda. 
Y claro, ya arrepintiéndome de lo que ya había pasado, al saber eso, comprendí el por qué de las críticas. Y aunque han pasado meses, sigo arrepintiéndome de las pocas luces que tuve ese momento y no es cosa de ponerse mártir y estar constantemente “la blogosfera me odia y quiere hacerme hundir”, cuando he tenido meses para comprobar que no es así ni por asomo. Otros me apoyaron y otros me criticaron, aunque entendían el por qué lo hice y me aconsejaron y eso ayuda a pensar con claridad las cosas. No se trata simplemente de que un grupito de bloggers te ataquen en plan bullying (aunque llegué a pensar que era así, tonterías al fin y al cabo). Yo sé lo que es el bullying de verdad y eso que ocurrió ni de lejos es bullying, porque hay gente que piensa que una simple crítica ya es bullying. 
Y, sí, me arrepiento de aquello que hice sea cual fuere la intención y uno de mis propósitos era intentar enmendar esos fallos que tuve el año pasado. Y creo que contándolo y asumiendo directamente la mayor parte de mi culpa ayuda a enmendar. 
Y alguno dirá, “a buenas horas, Bego, ¿por qué ahora y no cuando lo hiciste?. Primero, como dije arriba, he tenido y necesitado tiempo de pensar y plantear el tema y luego, en estas semanas han surgido dos cuentas de twitter que merecen ser debatidas. 
La primera cuenta es básicamente lo que hicimos, pero esta vez ninguna de nosotras tiene nada que ver y la cuenta sólamente expone hechos que en la blogosfera resultan ilícitos (como el plagio de reseñas o la venta de libros de editoriales) y la segunda fue una parodia a los booktubers que acabó cerrando por amenazas. No voy a criticar estas dos cuentas porque, aunque me arrepienta de lo que hice, resultaría una hipocresía que yo lo hiciera. A fin de cuentas “bien que yo lo hice”. También podría surgir la pregunta ¿por qué estas cuentas fueron apoyadas y el blog de salseo fue vapuleado?, pero el planteamiento de las tres es muy diferente y eso es lo que determina el final. Las dos primeras sabían perfectamente a lo que iban y el blog fue una patata caliente que acabó explotando, por razones lógicas. Y no puedo detenerme a pensar en eso. 
Una cosa tengo clara. Todo salseo, puede acabar mal, depende del grado en el que uno se involucre. Una cosa es querer saber qué ocurre (el ser humano es cotilla y siempre querrá saberlo todo) y otra meterse en otros asuntos que no conciernen. Y yo experimenté eso en mi propia carne y me arrepiento seriamente. Mi consejo es: sí, cada uno es libre de querer saber qué pasa, pero cuidado, no hay que excederse demasiado o todo se va al carajo. Yo me lo guisé, yo me lo comí. Eso sí, si tengo que criticar algo (como el plagio de reseñas o el spam masivo), seguiré criticándolo, ya que son cosas que hay que denunciar para que la blogosfera fluya mejor. Y decir las cosas malas cuando haya que decirlas, para intentar mejorar, 
Anuncios

8 comentarios sobre “Cuando el salseo se va de las manos

  1. Tenemos que llevar mucho cuidado con lo que decimos y nunca es tarde para rectificar. Me parece muy valiente que hables de este tema porque considero que todos alguna vez hemos tenido este problema ya no solo el haber criticado y se te echen encima sino además la oleada que conlleva de a quienes divierte hurgar en el asunto.

    Me gusta

  2. El reconocer que estuvo mal (aunque sé de qué va la cosa pues aunque leí algo no supe de que iba realmente el asunto) ya es un gran paso y demuestra tu capacidad de reconocer errores. Sí, hay que denunciar las cosas que están mal pero no caer, en esa misma denuncia, en lo mismo de lo que nos quejamos. Ya has reconocido tu error, has pedido perdón y creo que el tema está zanjado. Todos aprendemos a base de errores.
    Un besito

    Me gusta

  3. ¡Hola!
    Voy un poco perdida pues, como siempre, nunca sé lo que pasa en blogger, así que no sabía nada de ese blog que habíais creado. Igualmente, el reconocer los errores (y más públicamente) es algo para lo que me quito el sombrero.
    Los rollos de “salseo” como dices me son tan ajenos que a veces me siento de todo, menos “blogger” xDDD.

    ¡Un beso!

    Me gusta

  4. ¡Hola!
    Creo que tiendo a vivir en una caverna. Nunca me entero de nada y si lo hago soy la última en saberlo. Así que no sé de que va todo esto. De todos modos creo que al haberlo reconocido públicamente has enmendado el error que pudieras haber cometido.
    Un beso 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s